lunes, 3 de octubre de 2011

Costillas a la miel, dulces recuerdos...


          Granada es una ciudad, que pares donde pares, se come bien. Es de todos sabido que la costumbre en esta ciudad, al pie de la Alhambra, cuando deseas hacer alguna parada para tomar una caña o cualquier otra bebida refrescante en algunos de sus bares, para acompañar te obsequian con una tapa, otra caña otra tapa, y cada caña una tapa diferente, a cual más sabrosa.
         Esta receta me recuerda cuando vivíamos en Granada, en la calle Pedro Antonio de Alarcón, cerca de la calle Obispo Hurtado,  en esta misma calle, en una de sus esquinas, había un bar-pub estilo rockero, de cuyo nombre... no me acuerdo. Pero lo que si me acuerdo, es que entramos y nos pedimos nuestras bebidas, y de acompañamiento nos pusieron unas costillitas a la miel, que estaban .......mmmmmmmmm, todavía recuerdo su sabor y se me hace la boca agua. Después de devorar ese delicioso bocado, mi marido, que no tiene pelos en la lengua, le preguntó a la propietaria que cual era la receta, pero la propietaria, como buena cocinera no nos rebeló el secreto de su receta, así pues nos quedamos sin la receta. Yo en esos tiempos cocinaba pero no era mi pasión, más bien cocinaba por obligación, que se me daba más o menos bien, pero no era una cosa que me ilusionara. Así que a lo de la receta no le dí mucha importancia.
           Fue poco años después cuando mi interés por la cocina se despertó, cuando mi marido evocando recuerdos, me sugirió a ver si podía sacar la receta. El ingrediente que pude notar por el sabor, aparte de la miel, por supuesto, fue el comino, ya me quedaba menos; en conclusión estaban fritas llevaban especias, y miel.  Me puse manos a la obra, pero no algo faltaba o fallaba. No volví a probar.
          Hasta hace poco que encontré una receta en la tapa de un recipiente de tomate natural rallado que venden en los super. Hice la receta pero tampoco era. Así que  probé y probé, y tomando de base esta receta hice la mía propia, que realmente debería ir primero fritas, pero con eso de que tengan menos grasas, las pongo al horno.

          Bueno ya no me enrollo más, que literaria estoy hoy. Ahí os dejo la receta...

Ingredientes:
  • 1 kg. de costillas de cerdo ( o las que quieras)
  • 1 taza de miel
  • 1 cucharada de mostaza
  • (150ccs de aceite de oliva para los que vayan a freír las costillas )
  • 1 pizca de sal, perejil
  • 1 cebolla
  • 1 tomate rallado
  • 6 gotas de tabasco (opcional)
  • 1 pizca de pimienta
  • el zumo de 1 limón
  • un poquito de licor o vino
  • comino
  • y pimentón picante

Preparación:
        
        Se sazonan las costillas, con la sal, pimienta y el perejil, y se fríen, como he dicho anteriormente yo las pongo al horno, (otro día las prepararé fritas que todavía no las he probado fritas a ver que tal, ya me contáis si las hacéis antes que yo), hacía el final de la fritura se incorpora la cebolla cortada en láminas y se termina de dorar.
        En un recipiente a parte se mezcla la miel, la mostaza, el tomate natural rallado, el zumo del limón, el comino, el licor o vino, el pimentón picante, el tabasco, se mezcla todo bien y lo calentamos un poco, a continuación ponemos las costillas fritas con las cebollas en una bandeja de horno y le ponemos por encima la mezcla anterior y lo introducimos un poco al horno a 160º y terminamos de hacer, no necesita mucho tiempo. El un plato que se puede acompañar con arroz blanco o bien sirve para tapas o aperitivos.
        A saborearlas.... See you tomorrow, bye.

2 comentarios:

  1. os puedo asegurar, yo q las he comido, q su sabor multiplica X3 la buena pinta q tienen en las fotos!!!si no me tuvieras loco de amor dsd hace mas d 18 años, t prometo q volverías a conkistarme con éstos platos (ya sabes...eso q dicen q a los hombres se nos conkista x el estómago)!!!cada día te superas... sigue así, nunca dejarás de sorprenderme...TQ+++

    ResponderEliminar
  2. Que bonito!!!!!!!!!! Se me cae una lágrima cada vez que lo leo. Yo también TQ++++++

    ResponderEliminar

Comenta mis post, me encantan que lo hagáis, y gracias por ello.